lunes, 10 de octubre de 2016

La trilogía: innovación, conformismo y el grupo


Todos conocemos la influencia social del grupo por encima de la propia individualidad. Ya lo dijo Aristóteles hace mucho tiempo “El hombre es social por naturaleza” y sí, necesitamos de la manada para evolucionar como individuos y al mismo tiempo para avanzar como sociedad.


Cada uno de nosotros tenemos nuestras características como individuos que nos definen y que crean nuestro “ser”, pero a su vez, necesitamos al grupo, estamos programados para adaptarnos y amoldarnos al grupo, a veces incluso, por encima de nuestra individualidad.


En el video que os traigo hoy, es uno de los muchos ejemplos que existen de cómo el grupo influye en cada uno de nosotros. El experimento de Asch nos muestra como ante un planteamiento X, la respuesta del grupo influye en la respuesta y el pensamiento de la persona. Si todos contestan A, el individuo aunque crea que la respuesta es B, duda por la presión del grupo y la necesidad de pertenencia al mismo, dando como respuesta final B. Seguramente no cambie su opinión, pero lo que sí es seguro es que el grupo le hace dudar

jueves, 16 de junio de 2016

La primera impresión, ¿es la que cuenta?



Es nuestro cerebro reptiliano, el que explica el fenómeno de “la primera impresión es la que cuenta”.

Esta parte del cerebro, la más primitiva que continúa con nosotros, regula las funciones fisiológicas involuntarias y tiene un papel fundamental en nuestra supervivencia como especie. Nuestro cerebro reptiliano, no piensa, ni siente, sólo actúa ante un reflejo con una respuesta, provocando experiencias primarias como puede ser la aceptación o el rechazo.

Cuando conocemos a alguien por primera vez, nuestro cerebro primitivo se activa, provocando en nosotros una primera impresión instintiva, en la que se basarán nuestros razonamientos posteriores. A partir de ese momento, buscaremos información que confirme nuestra primera “impresión”, para lo bueno y para lo malo. Causar una buena impresión, en una entrevista de trabajo por ejemplo, puede ser clave para al menos, continuar en el proceso, ya que el entrevistador en base a esa primera

miércoles, 30 de marzo de 2016

Tus hijos, no son tus hijos



Hace muchos, muchos años, en un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme, solía leer la poesía que os traigo hoy.

Me encantaba leer esta poesía. La leía una y otra vez porque me hablaba y representaba muy bien mi YO como hija, como adolescente, con esas ganas inmensas de comerme el mundo y de sentir que nada tiene límites. Esas ganas implacables de volar, de dejar el nido y de ser comprendida. Cada vez que la leía, podía sentir esa sensación de libertad, de vida, de energía, de luz, de no tener límites, esa sensación infinita de que todo es posible, que todo encaja y que nada puede pararme. Sin darme cuenta, estaba haciendo un anclaje, sólo con recordar la primera estrofa, ya tenía todo el poder en mí.


Asociar esos sentimientos y emociones a la poesía, me ha servido para acceder y transferir esa fuerza a situaciones y contextos que han sido más complicados. Es una herramienta muy útil que utiliza


jueves, 7 de enero de 2016

¡A volar!

Como cada comienzo de año, llega el momento de plantearse los propósitos para el año que comenzamos. Pero antes te animo a hacer un repaso del año que ya queda atrás y pensar en aquellos momentos y aquellas personas que durante el año han sido un apoyo, un punto de inspiración al cambio, a la mejora, al desarrollo personal.
 
Una frase, un acontecimiento concreto, un comentario con un punto de vista diferente, un texto ingenioso, una historia basada en un hecho real, un pensamiento, un sueño soñado, una palabra en el aire, una caricia, un gesto de empatía,… sea lo que sea, que durante este año te ha hecho crecer como persona, recuérdalo, piensa unos minutos en ello y siente la plenitud y el agradecimiento de que eso haya ocurrido.
 
Hazlo y emprende tu vuelo, y desde ahí construye tus deseos para que en este 2016 se hagan realidad.

“Hace mucho tiempo, un rey de una antigua comarca, recibió como presente, dos pichones

domingo, 25 de octubre de 2015

Adicta al juego


La opción de ser feliz está en nosotros, ¿Cuándo vamos a despertarla? Os aseguro que no hay nada mejor que experimentar la increíble satisfacción que ofrece la libertad de ser consciente y aceptar que tú eres el verdadero creador de tu vida. Que tú eres no sólo el protagonista sino que puedes crear una vida que todavía ni te imaginas. Calderón de la Barca dijo: “la vida es un sueño” y yo hoy matizo: “la vida es un juego”. Un juego para disfrutarlo, venga lo

que venga, porque llega un momento que la partida se acaba. En este juego no hay instrucciones preestablecidas, por lo que no

sábado, 29 de agosto de 2015

¿Cuántos años tienes?



Os traigo hoy una reflexión que esta misma semana han compartido conmigo y que espero os guste.

“En una ocasión alguien preguntó a Galileo Galilei: ¿Cuántos años tiene su señoría? Ocho o diez repuso Galileo en evidente contradicción con su barba blanca. Todos se miraron asombrados por la edad que había dicho que tenía. Después de una larga pausa, explicó: tengo, en efecto, los años que me quedan de vida; los vividos no los tengo, como no se tienen las monedas que se han gastado.”

¿Qué os parece?
Breve, conciso, directo y sin embargo da un vuelco y un nuevo sentido a la pregunta: ¿Cuántos años tienes?
Suele ocurrir que hablamos sin prestar verdadera atención a lo que decimos. Tenemos una concepción del tiempo y de la vida que no siempre ayuda a facilitar nuestro día a día, a ser más felices, a entender la vida con positivismo y como el mayor regalo que nos ha podido





domingo, 12 de julio de 2015

¡Sonrie! Este es tu momento

Ha llegado el tiempo de las merecidas vacaciones, del descanso, de disfrutar de la familia y de salir con los amigos. En unos días, en unas semanas queremos hacer lo que llevamos parte del año planeando: descansar, ir a la playa, hacer un viaje agradable, actividades en familia o leer un libro. Reservamos el verano para tener tiempo para nosotros, para dedicarnos esos momentos especiales que sabemos nos merecemos, para hacer aquello que no hemos hecho durante el resto del año. Pero a veces, son tantas las opciones que posponemos, que difícilmente en un par de semanas podremos realizar todas. Otras veces sin embargo, nos resulta complicado hacer lo que queríamos, nos cuesta centrarnos en realizar nuestros planes ya que al final no los hemos tenido realmente en cuenta en nuestro “plan de verano”. Y muchas otras, aún habiendo realizado lo que nos habíamos propuesto, tenemos